Jipijapa

Jipijapa

BANDERA:
bandera de jipijapa
ESCUDO:
escudo del canton  jipijapa
CABECERA CANTONAL:
Jipijapa (Ciudad)
PARROQUIAS URBANAS:
Dr. Miguel Morán Lucio, Manuel Inocencio Parrales y Guale, San Lorenzo de Jipijapa
PARROQUIAS RURALES:
América, El Anegado, La Unión, Julcuy, Pedro Pablo Gómez, Puerto Cayo, Membrillal

JipijapaConocido como “La Sultana del Café”, por la gran producción de este producto y en lo que basa la economía su población.

Entre sus recursos turísticos tiene las playas de Puerto Cayo. También están los pozos de aguas termales, ubicadas en el sitio Andil; Choconchá y joá, estos dos últimos considerados como lugares históricos. Estos pozos tienen forma de caracol.

De su variada gastronomía son muy reconocidas las tortillas de maíz y yuca del sitio Sancán; el greñoso y ceviche con maní.

Municipio Jipijapa
(593) 05 – 2602000 / 2600427 / 2600429 / 2603074

Está ubicado al sur de Manabí y es conocido también como “La Sultana del Café”, por ser el principal productor de café en el Ecuador. Su nombre se debe a que antiguamente estuvo poblada por la tribu índigena Xipixapa, aunque se especula que también los Mayas se extendieron por esta región. Lo que si es seguro es que las parcialidades indígenas que habitaron lo que hoy es Jipijapa fueron víctimas de saqueos, incendios y otros atropellos de conquistadores y piratas.

La principal actividad de este cantón es la produccion y exportación de café, además del comercio en sus diferentes formas y la artesanía.

Como recursos turísticos cuenta con las playas de Puerto Cayo, Centro Cultural Municipal, aguas termales en Andil, Choconchá y Joá, estos últimos constituidos en lugares históricos y se presume que fueron construidos por los indios Mayas, que a su paso por la región dejaron sus huellas.

Entre los aspectos culturales, históricos y folclóricos se destacan la iglesia de San Lorenzo y las manifestaciones religiosas que se dan en torno a la Virgen de Agua Santa.

Entre los platos típicos de este cantón están el greñoso, el bollo, tortillas de maíz.

Xipixapas y Mayas

En el siglo XV, los territorios que hoy corresponden al cantón Jipijapa estuvieron habitados por la tribu Xipixapa, aunque también se especula que la cultura Maya hizo su asentamiento en el lugar.

Sobre esto último existen evidencias, como los pozos en Choconchá, Andil y Chade, que se dice fueron cavados por estos indios, cuyo jefe se llamaba Tepichinche.

También se dice que Jipijapa tuvo influencia de las culturas Valdivia, Machalilla, Chorrera, Manteño-Huancavilca, y restos de esas culturas se conservan en el Parque Nacional Machalilla.

Villa de Oro

Cuando los españoles incursionaron en Jipijapa, en el año 1534, quedaron fascinados por las riquezas encontradas en el lugar. Fue así como el grupo comandado por Pedro de Alvarado llamó Villa de Oro a Jipijapa, apoderándose de todas esas riquezas e incendiando luego el caserío.

Tras las despiadadas acciones de los españoles, el 10 de agosto de 1565, los indios fundaron una nueva ciudad, en el sitio denominado Lanchán, dando origen a la nueva comunidad San Lorenzo de Jipijapa. “El pueblo Lanchán, que todavía existe con el nombre de Sancán, estaba ubicado en un vasto llano, de tierras áridas, conocidas como sabanas y sujetas a las inclemencias del tiempo”, indica Próspero Pérez en su obra “Relatos Protohistóricos y Prehistóricos de la Antigua Provincia de Jipijapa”.

Traslado definitivo

Muchos factores adversos para la comunidad San Lorenzo de Jipijapa se presentaron en el nuevo asentamiento. La falta de agua para consumo humano, terrenos estériles para la práctica de la agricultura, la enorme distancia para llegar a los puertos marítimos y hasta las enfermedades, se conjuraron para obligar a los moradores a cambiar de domicilio.

Fue así que en el año 1605, Juan de la Hinojosa, juez por la Comisión de la Real Audiencia de Quito, ordenó el traslado de la comunidad de San Lorenzo de Jipijapa, al lugar actual, que primitivamente se lo llamó Jipijapa la Baja, por tratarse de un valle rodeado de colinas, con temperatura agradable.

En el traslado participaron solo 260 habitantes, no más, porque la población fue mermada por la epidemia del sarampión.

Siglo XVIII

En este siglo surgen los primeros movimientos independentistas, cuando en la Real Audiencia de Quito se manifiesta ardorosa inquietud, porque se minaba la estabilidad del tutelaje hispano.

En la comunidad de San Lorenzo de Jipijapa, el párroco Francisco Javier Ruiz Cano, ante los violentos despojos que se cometían en la vecina comunidad de Santa Elena, auspició plebiscitos abiertos, de donde salió una comisión integrada por Pedro Chóez, Idelfonso Toala, Manuel Soledispa, Rumualdo Lino, Lorenzo Soledispa y Manuel Inocencio Parrales y Guale, para que se trasladaran a Portoviejo, a exponer sus temores al Protector de los Naturales de la Provincia, Juan Nicolás Gómez Cornejo, quien atendió a la comisión.

Fue así como se inició la titánica lucha de San Lorenzo de Jipijapa, contra los usurpadores de sus dominios.

El gran salto a la vida política

El 25 de junio de 1824, el Congreso Colombiano expidió la Ley de División Territorial, mediante la cual se constituyeron los departamentos de Ecuador (Quito) de Guayaquil y del Azuay.

El departamento de Guayaquil se integró con las provincias de Guayas y Manabí, esta última se formó con los cantones Portoviejo, Jipijapa y Montecristi, que antes fueron parroquias del Corregimiento de Guayaquil, y así permaneció la provincia durante el período grancolombiano, que fue relativamente corto.

Según Próspero Pérez, el cantón Jipijapa surgió a la vida política con sus tres parroquias: Jipijapa, Julcuy y Paján, dentro de la jurisdicción comunal adquirida y posesionada en el año 1806, constituyendo así el sur de Manabí.

En 1945, las parroquias de Jipijapa suben a 13, pero ese año la Asamblea Constituyente crea el cantón 24 de Mayo, y esto le resta 3 parroquias: Sucre, Bellavista y Noboa.

En 1950 pierde otras cuatro parroquias: Paján, Guale, Lascano y Campuzano, porque el Congreso de ese año las adjudicó al nuevo cantón Paján.

Parroquia de Portoviejo

En 1763 se erigió con autoridad real, al Gobierno Mayor de Guayaquil, formando parte de dicho corregimiento la Tenencia de Portoviejo, que antes dependió directamente del Gobierno de Quito.

Por ese motivo, San Lorenzo de Jipijapa y sus poblados, San Juan Bautista de Paján y Julcuy, fue elevada a la categoría de parroquia perteneciente a la Tenencia de Portoviejo.

EN LA DIVISION POLITICA ADMINISTRATIVA

CANTON JIPIJAPA

CABECERA CANTONAL JIPIJAPA

PARROQUIAS URBANAS: SAN LORENZO, MANUEL INOCENCIO PARRALES Y GUALE, DR. MIGUEL MORAN LUCIO PARROQUIAS RURALES: LA AMERICA, EL ANEGADO, JULCUY, LA UNION, MEMBRILLAL, PUERTO CAYO, PEDRO PABLO GOMEZ.

FECHA CIVICA: 15 DE OCTUBRE DE 1820, INDEPENDENCIA DE JIPIJAPA

FECHA DE FUNDACION: 10 DE AGOSTO DE 1565, CON EL NOMBRE DE SAN LORENZO DE JIPIJAPA.

INSTALACION DE PRIMER CABILDO MUNICIPAL: 8 DE ENERO DE 1822.

CATEGORIA DE CANTON: 25 DE JUNIO DE 1824. MEDIANTE LA LEY DE DIVISION TERRITORIAL DE LA GRAN COLOMBIA.

[hr]

ENGLISH

[hr]

Well-known as “The Sultana of the Coffee”, for the great production of this product and in what bases the economy its population.

Among their tourist resources it has Puerto Cayo’s beaches. The wells of thermal waters are also, located in the place Andil; Choconcha and Joa, these two last, are considered as historical places. These wells have form of snail, and they are very attractive to the visitor.

Of its varied gastronomy they are very grateful the tortillas of corn and yucca of the place Sancan; greñoso and ceviche with peanut.

Jipijapa

[hr]

HIMNO DEL CANTÓN JIPIJAPA

[hr]

Letra: Dr. Víctor Manuel Rendón Pérez
Música: Sr. Maestro Nicasio Espiridión Safádi Reves

CORO

JIPIJAPA, los ecos divulgan
la nobleza de tu alma sonriente;
eres perla de espléndido oriente
que refulge no lejos del mar;
Manabí te contempla orgulloso
y es muy justo su vivo embeleso;
tus labores en raudo progreso,
le procuran mayor bienestar.

ESTROFAS

I

Eres cuna de ilustres varones
cuyos hechos exalta la historia
y de quienes irradia la gloria
en la Iglesia, la Ciencia y el Bien;
de dos hijas bendices los nombres,
de Francisca y Esther. Siendo diestras,
abnegadas y sabias maestras,
la virtud enseñaron también.

II

De un cacique te dieron el nombre;
te ha dado otro sus fundos prediales;
fue Manuel Inocencio Parrales
quién cumplió tan altruista labor;
de tus bosques, palmeras y frutos,
cual de tu arte textil los primores
te acrecientan venturas y honores.
Ya la fama te ensalza doquier.

III

Ha cien años, un monstruo tremendo,
cuan voraz! destruyo tus hogares;
mas, tus hijos, si sufren pesares,
no se abaten y cobran vigor;
del desastre surgiste más bella,
Oh, ciudad! que, en continuo adelanto,
logras ser, prodigándole encanto,
honra y prez del glorioso Ecuador.

Agregar comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *