Manta

Manta

BANDERA:
bandera del canton manta
ESCUDO:
escudo del canton manta
CABECERA CANTONAL:
Manta (Ciudad)
PARROQUIAS URBANAS:
Eloy Alfaro, Los Esteros, Manta, San Mateo, Tarqui
PARROQUIAS RURALES:
San Lorenzo, Santa Marianita

Manta

Manta – La puerta del Pacífico

Es el primer puerto turístico, marítimo y pesquero del Ecuador, donde cada año llegan decenas de cruceros. Tiene gran actividad de exportación e importación.

Cuenta con un aeropuerto internacional. En las playas de Santa Marianita y San Mateo se practican deportes extremos. Su actividad nocturna es intensa.

En su interior cuenta con montañas como Pacoche, San Lorenzo y el Aromo, situados en el centro del territorio cantonal, que ofrecen vegetación y fauna, por donde se hacen recorridos de excursión.

Municipio de Manta
(593) 05 – 2611471/ 2628473 / 261147 / 2611714

Manta es el primer puerto turístico, marítimo y pesquero del Ecuador. Está asentado en una espléndida bahía, que le ha dado la característica de puerto internacional en el Océano Pacífico. En la época aborígen Manta se llamaba Jocay, que quiere decir casa de los peces.

El conquistador Pedro Pizarro describió a Jocay como “una ciudad muy grande, en la que se llegaba al templo por una gran avenida, a cuyos lados se levantaban estatuas de hasta 2.5 metros de altura, construídas en piedra, que representaban a sus jefes y sacerdotes, desnudos de cuerpo, por lo cual los conquistadores españoles las destruyeron”.

En la época prehispánica fue el centro administrativo y religioso de una gran parcialidad llamada Cultura Manteña.

La ciudad de Manta está comunicada con todo el país por vía aérea, terrestre y marítima. Su aeropuerto internacional Eloy Alfaro, facilita el flujo constante de turistas y visitantes; por otro lado, las carreteras que la comunican con las más importantes ciudades del país y la provincia dan las debidas facilidades a la transportación.

Asentamiento de los Mantas

Manta fue asentamiento de la cultura Manteña, en los años 500 a 1526 después de Cristo. Los aborígenes llamaron al lugar Jocay, que en lengua maya significa “casa de los peces”

El hombre de esta tribu se caracterizaba por tener la nariz aguileña, que era perforada para ponerse narigueras, también se perforaban las orejas para adornarlas con orejeras. Se hacían deformaciones craneanas fronto-occipitales.

Entre sus principales actividades destacan la agricultura, habiéndose encontrado terrazas agrícolas en los cerros de Hojas y Jupe. También se dedicaron a la caza de venados, saínos, llamas, patos y al comercio.

Se han encontrado gran cantidad de conchas, que fueron usadas para la fabricación de anzuelos y adornos.
La mujer se dedicaba al cultivo del maíz, yuca, frejoles, papa, ají, zapallo, maní y a la elaboración de cerámicas. La antigua Jocay, según Marshall Saville, se extendió varios kilómetros por la orilla del Océano Pacífico. Numerosas ruinas de casas y templos se encuentran en los Cerros Jaboncillo, Hojas y Bravo, lo que indica una población numerosa.

Los Mantas fueron politeístas. Cieza de León atestigua una gran religiosidad. Hacían sacrificios humanos y quemaban incienso en sus templos. Tenían una diosa con poderes curativos, era una esmeralda del tamaño de un huevo de avestruz a la que llamaban “Umiña”, y le ofrecían esmeraldas menores para recibir de ella salud. Se presume que tenían una diosa de la fertilidad, se encuentra representada en numerosas estelas de piedra, sellos y otras piezas de cerámica, llamada por los científicos “Venus de los Cerros”.

Pedro de Alvarado sembró terror

En febrero de 1534 llegó al puerto de Manta la expedicion comandada por Pedro de Alvarado.

El grupo estaba integrado por 11 barcos, 450 hombres y algunas mujeres, entre ellos el sacerdote Fray Jadoco Ricki, aborígenes centroamericanos y se dice que unos 200 caballos. Alvarado incendió, saqueó el poblado y tomó como prisionero al jefe de la tribu, Lligua Tohalli y a otros indios, porque no encontró la Umiña y los tesoros que se decían existían en este lugar. El jefe Lligua Tohalli fue ahorcado camino a Paján.

San Pablo de Manta

Se dice que Manta fue fundada en 1534 por Francisco Pacheco, y en 1563 por el presidente Santillán de la Real Audiencia de Quito, quien ordenó que se la fundara con el nombre de San Pablo de Manta.

Manta fue parroquia de Montecristi por muchos años, pero la idea de cantonización surgió, y un 8 de julio de 1922 se pensó en firme con la integración del primer comité.

Las gestiones se iniciaron con Wilfrido Loor Moreira, como abogado consultor del proyecto. Entonces el puerto de Manta contaba con 12 agencias navieras, de compañías nacionales y extranjeras, 2 bancos, 17 casas importadoras, 44 embarcaciones menores y el censo de poblacion del 18 de junio de 1922 era de 4.161 habitantes.

El proyecto de cantonización contemplaba como parroquias a Manta, La Ensenada y San Lorenzo.El 30 de agosto de 1922 se presentó ante la Cámara de Diputados el proyecto de cantonización de Manta. El 7 de septiembre fue aprobado y pasó al Senado. El 22 de septiembre se aprobó en tercera discusión en el Senado y pasó al Ejecutivo para su sanción, que fue autorizada por José Luis Tamayo, primer magistrado de la nación, a las 17h00 del 29 de septiembre de 1922.

Participaron arduamente en la lucha por la cantonización: Luis Cantos, Carlos Klaschen, Aquiles Paz, Antonio Hanze, Pedro Elio Cevallos, Efraín Alava, Ramón Miranda Alarcón, Pablo Delgado Pinto, Celio Ripalda, Luis Alfonso Moreno, Ricardo Delgado Pinto, Carlos Caravedo y Barreiro, José Adolfo Farfán, José Braulio Escobar y Luis Camacho.

ENGLISH VERSION

It is the first Tourist, Maritime and Fishing Port of the Ecuador, where every year dozens of cruises arrive. It has a great export and import activity.

It has an international airport. In Santa Marianita and San Mateo’s beaches, people practice extreme sports. Its night activity is intense.

In its interior it has mountains such as Pacoche, San Lorenzo and El Aromo, located in the center of the cantonal territory, these offer a lot of vegetation and fauna, where people can do hiking.

Municipality of Manta

Manta

HIMNO DEL CANTÓN MANTA


Letra: Dr. Verdi Cevallos Balda
Música: José Ruperti Mena Tiviño

CORO
¡Salve oh Manta, nereida que asomas
Al océano tu espléndida faz!
¡Salve, oh puerto de amor y trabajo!
¡Salve, oh tierra de gracia y de paz!
Ascender sin peldaños de sangre
y volar sin las alas del odio,
tales fueron ¡oh Manta! los rasgos
de tu magno triunfal episodio.
ESTROFAS
I
Como rosa en botón que por Ley
Tiene al fin que rasgar su capullo,
así tú te expandiste al impulso
de un anhelo muy justo y muy tuyo.
y aquí está, flor abierta al progreso;
flor que el nauta se acerca a admirar;
rosa blanca que aroma las brisas
del jardín policromo del mar.
II
Pueblo excelso, ya nada podrá
detener tu adelanto fecundo.
pues tu empuje es de aquellos que integran
el viril dinamismo de! mundo.
Quienes a él se opusieran, serían
cual muñecos de un burdo guiñol
espantando a las aves que vuelan
hacia tierras de mayo y de sol.
III
¡Salve oh Manta, nereida que asomas
Al océano tu espléndida faz!
¡Salve, oh puerto de amor y trabajo!
¡Salve, oh tierra de gracia y de paz!
Ascender sin peldaños de sangre
y volar sin las alas del odio,
tales fueron ¡oh Manta! los rasgos
de tu magno triunfal episodio
y por eso la fecha del cuatro
de noviembre es un signo ejemplar
simboliza la blanca victoria
que los pueblos debieran ansiar.

Agregar comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Font Resize