Rocafuerte

Rocafuerte

BANDERA:
bandera del canton rocafuerte
ESCUDO:
escudo del canton rocafuerte
CABECERA CANTONAL:
Rocafuerte (Ciudad)
PARROQUIAS URBANAS:
Rocafuerte – Rocafuerte (Parroquia)
PARROQUIAS RURALES:

Rocafuerte

Rocafuerte: ciudad blanca de los campanarios

Los mejores dulces se elaboran en este cantón. Se preparan más de 300 variedades.
Los más buscados son los alfajores, bocadillos, dulces de guineo, de higo, camote, el rompope, y muchas otras delicias que han cruzado las fronteras de Manabí y el país.

En el sitio Sosote se elaboran ollas de barro y artesanías en tagua como collares, aretes, pulseras y de réplicas de animales. También se fabrican sillas de tijera y perezosas.

En la comunidad de San José, se encuentra la virgen Blanca de Las Peñas, donde llegan feligreses de todas partes del país.

Municipio de Rocafuerte: (593) 05 – 2644203 / 2644158 / 2644203

El 30 de septiembre de 1852 fue elevado a la categoría de cantón con el nombre de Rocafuerte. Este gran paso en la historia se dio por iniciativa de Pedro José Zambrano.

Rocafuerte fue parroquia de Portoviejo hasta el año en que logró su cantonización, pero en esa época era uno de los pueblos más importantes de Manabí. En la colonia también se conoció a Rocafuerte con el nombre de San Judas Tadeo, por la costumbre de aquel tiempo de asignar a las nuevas ciudades el nombre del santo que correspondía en el santoral, en la fecha que se inscribía en las crónicas españolas.

Abarca un bello y extenso valle que fue asentamiento de la cultura Pichota, tribu que, según la historia, arribó por el río Chota, sistema fluvial de la hoya de Ibarra.

. Por su potencial, en la producción de arroz, a este cantón se lo conoce como el granero de Manabí.

Otra de las fuentes de trabajo, que ancestralmente contribuye a la economía del cantón, es la fabricación de sillas de tijera, actualmente desplazada por un nuevo modelo (perezosas). La elaboración de objetos decorativos en tagua, producción de ropa, bordados, ollas de barro, dulces y otras artesanías también son parte del aparato productivo.
En este cantón no se ha explotado el turismo, pero tiene recursos que prestan las facilidades para hacerlo.

La comunidad Pichota

Tribus indígenas procedentes de la Sierra, y más tarde ganaderos de otras comarcas, llegaron a poblar lo que hoy es Rocafuerte, atraídos por la fertilidad de la tierra.
Según Arturo Cedeño Arteaga, en su obra “Rocafuerte en Marcha”, esos hombres formaron una comunidad a la que llamaron Pichota, posiblemente porque el jefe que guió a la tribu por el río Chota se llamó así.

Se dice que el nombre de Pichota se despredende de las voces indígenas cayapas Pi, que significa agua de laguna, y Chota que quiere decir colorado.
También se presume que la denominación se origina por la coloración de las aguas estancadas que se tornan rojizas.

También se llamó San Judas Tadeo

En el siglo XVI, cuando se inicia la colonización española, Pichota era habitada sólo en verano, pero paulatinamente la población se hizo estable, hasta convertirse en un caserío de relativa importancia a comienzos del siglo XIX.

A Rocafuerte, en la colonia, también se la conoció con el nombre de San Judas Tadeo, por la costumbre de aquel tiempo de asignar a las nuevas ciudades el nombre del santo que correspondía en el santoral, en la fecha que se inscribía en las crónicas españolas.

Parroquia civil en 1763.- En los albores de la República el territorio ya era parroquia eclesiástica y en el año 1763 fue elevada a la categoría de parroquia civil, siendo una de las seis parroquias que componían la Tenencia de Portoviejo.

Cantonización: 30 de Septiembre

El 30 de septiembre de 1852 fue elevada a la categoría de cantón, con el nombre de Rocafuerte, según decreto legislativo suscrito en Guayaquil, cuando era presidente de la Asamblea Pedro Moncayo y jefe supremo, José María Urbina.
El nuevo cantón se constituyó por las parroquias Pichota, Tosagua y Chone.
La historia reconoce como principal gestor de la cantonización a Pedro José Zambrano, en esa época Gobernador de la provincia. En el proyecto también participaron Julián Loor y Velásquez, Vicente Aray, Julián Alcívar, Agustín Zambrano Velásquez y Francisco Zambrano Velásquez.

La obra Salesiana

En el año 1924, el reverendo Guido Roca, provincial de la orden Salesiana en el Ecuador, escoge a Rocafuerte como el lugar más adecuado para la fundación de una Casa Salesiana. En 1927, los reverendos Telmo Andrade y Julio Vacas, comienzan la obra.

Periódicos

En 1895 existió un periódico titulado “El Atalaya”, órgano combativo del Partido Liberal, dirigido por el coronel Marcos Dueñas Loor.
En 1924 apareció “Oasis”, teniendo como director a Agustín Solórzano Rodríguez. La publicación estuvo inspirada en intereses políticos.
“El Cáustico”, dirigido por Joaquín Vélez Barreiro apareció en 1932.

Las Oblatas

A petición del Párroco Bertehelot y los padres de familia del lugar, el 4 de mayo de 1910, llegan a Rocafuerte dos religiosas: María Eperanza Godin y Teresa Margarita Migevant. Pero es siete años después que se autoriza la apertura de una escuela media a cargo del Instituto docente de las Oblatas de San Francisco de Sales. El primer año escolar concurrieron 79 alumnas.

Fábricas de aguardiente

También existieron algunas fábricas de aguardiente de calidad superior. Entre las más importantes se anotaron La Armenia, de Sigifredo Vélez, y La California de Natalia Huerta de Niemes. En esta última fábrica se elaboraba el aguardiente de piña.

Hubo un gran incendio

El 27 de diciembre de 1893, a la 1 de la tarde, se inició un voraz incendio en una casa pajiza ubicada en las calles Eloy Alfaro y 30 de Septiembre. Se dice que la persecución que se hacía a un cacique fue la causa del siniestro. También se ha dicho que el incendio se debió a una imprudencia, porque se procedió a quemar una casa de avispas con un mechón, lo que contaminó el techo de cady de la vivienda. Medio Rocafuerte fue víctima de aquel incendio.

Segundo incendio.- En 1940 se registra otro gran incendio, que también interrumpe el desarrollo urbanístico de Rocafuerte. Una noche, aproximadamente a las 11, cuando la mayor parte de la población dormía se inició el flagelo. En esa ocasión los bomberos, bajo la dirección del primer jefe de la institución, Francisco Alcívar Rodríguez, lucharon contra las llamas.

Hábiles y progresistas

Progresista y de aspiraciones ilimitadas, así es la gente de este cantón, que tomó el apellido del primer presidente ecuatoriano, Rocafuerte.
Hombres y mujeres siempre han estado de pie para cumplir con sus deberes cívicos. El amor que le tienen a la Patria y a su soberanía los impulsa a reconquistar con el arma lo cedido mediante tratados.
Otra virtud, que adorna y hace más augusta la figura del rocafortense, es su fe; es tradicionalmente católico y guarda respeto infinito a Dios y a la Virgen del Carmen, que es su patrona.
La costura, el bordado, el tejido y la fabricación de mantillas y flores artificiales, encuentran en las hábiles manos de la mujer rocafortense sus más elevadas cultoras.

Los mejores dulces se elaboran en Rocafuerte

La elaboración de los mejores dulces tiene lugar en Rocafuerte, donde se preparan más de 300 variedades.
La fama de los dulces es legendaria y su sabor inconfundible. Los alfajores, bocadillos, dulce de higo, de guineo, camote, rompope y otras delicias han salvado fronteras, esto a través de los ecuatorianos en el exterior.

Los dulces también tienen la fama de haber conquistado el paladar de personajes indomables, como León Febres Cordero. Este ex-presidente de la República y Alcalde de Guayaquil, tuvo la oportunidad de estar en Rocafuerte cuando era candidato presidencial, su visita la realizó precisamente un 30 de septiembre, cuando se conmemoraba la cantonización.

Según Norma Vélez de Zambrano -propietaria del Comedor y Dulcería Rocafuerte- León Febres Cordero se encontraba en la tribuna de honor observando el desfile, en ese momento se acordó de los dulces y se “escapó” de la ceremonia. “Cuando nos dimos cuenta se econtraba junto a la vitrina escogiendo alfajores, cocadas, camotes y ordenando un viche de camarón, que fue preparado especialmente para él”.

Otros personajes que no se han resistido a la tentación del dulce son: Abdalá Bucaram, Frank Vargas Pazzos y el expresidente Sixto Durán-Ballén y su esposa Finita.

Ollas de barro

La elaboración de ollas de barro es historia en Rocafuerte. Estas artesanías llegaron a ocupar el primer lugar en la cocina manabita, pues servían para la elaboración de hornos y como utensilios para la preparación de los alimentos.
Estas tradiciones todavía se conservan en algunos hogares campesinos, donde se come el mejor plátano asado con leña y otras delicias culinarias, que dicen “apartate” a la tecnología de los microondas y a la comodidad que proporcionan las cocinas de gas.

La Iglesia y su reloj

La iglesia es una de las más bellas del Ecuador, por tratarse de una joya arquitectónica influenciada por el estilo neo germano-romano y construida en el siglo XIX. Para su conservación se ha estructurado un Comité Pro-reconstrucción que trabaja desde hace más de una década.
La Iglesia de Nuestra Señora del Carmen ha sido declarada Patrimonio Cultural del país.

Para su construcción original se trajo madera de Cerro Verde y Bahía de Caráquez, que era desembarcada en Crucita y arrastrada a lomo de bestia o en carretas hasta Rocafuerte. Los trabajos de construcción estuvieron dirigidos por el maestro de carpintería José Plaza, de Calceta, y trabajaron los obreros Juan Mero, Jacinto Chinga, Domingo Plaza, Gregorio Plaza, Samuel Ponce, José Pincay, Heráclito Sánchez y Roberto Chinga.

En la época en que se la construyó fue enriquecida y embellecida con altares de madera y mármol.
La labor progresista del obispo Pedro Shumacher está estrechamente ligada a la construcción del templo. Este mismo sacerdote expresó, espontáneamente: “Rocafuerte, ciudad blanca de los campanarios”.

El reloj que se encuentra ubicado en la iglesia fue fabricado en Gran Bretaña. Ha permanecido en el lugar por más de un siglo. En varias ocasiones se ha intentado repararlo, pero no ha sido posible.

El Ceibal y Las Jaguas

Son balnearios de agua dulce, lugares a los que acuden gran cantidad de personas para recrearse y ocupar su tiempo libre en contacto con la naturaleza.
En la comunidad Las Jaguas se observa un buen nivel de autogestión, que le da al balneario el mantenimiento necesario para captar el turismo.

Rocafuerte

ENGLISH VERSION

The best candies are elaborated in this canton. People here make more than 300 varieties.

Those most looked for ones are: alfajores, bocadillos, sweet of banana, fig, and camote, rompope, and many other delights that have crossed the frontiers of Manabí and the country.

In the place Sosote, pots of mud are elaborated and crafts in tagua like necklaces, earrings, bracelets and replicas of animals. Scissors and lazy seats are also manufactured, marketed in the whole country.

In San José’s community, to 4 Km of the cantonal head, the virgin Blanca de las Peñas is, where daily parishioners of all parts of the country arrive.

Municipality of Rocafuerte

HIMNO DEL CANTÓN ROCAFUERTE

Letra: Elias Cedeño Jerves
Música: Constantino Mendoza

CORO

Reclinado en tu valle jocundo
que es un mar de eclosión vegetal
ciudad blanca de los campanarios
te dedico mi marcha triunfal.

ESTROFAS

Tu más noble blasón, Rocafuerte,
es tu amor al trabajo fecundo
al saber que es la gloria del mundo
la enseñanza maná espiritual
que engrandece y aureola a los pueblos
que honras dan al maestro que vela
por el bien del alumno y la escuela
que te harán, Rocafuerte, inmortal.

Villa hermosa, tenaz, laboriosa,
que te yergues en horas sombrías,
el esfuerzo constante por guía
y la ciencia que es luz y pregón…
Del marasmo crucial te despierta
el progreso que imprime Arcentales
con Pedro Zambrano y con Huerta
que lucharón por ti con tesón.

Honra y preza los hombres que al agro
con amor y heroísmo se entregan
para hacer que la espiga en el surco
se alce al cielo como una oración
como un himno de gracias al eterno
que a tus hijos el pan multiplica,
que al honrado sudor santifica
-aúrea clave de superación-.

¡Salve, austera ciudad centenaria!
¡Blanca reina del valle florido!
¡Rocafuerte, mi suelo querido!
que al deber y al trabajo un sitio
preferido y brillante le has dado,
a la sombra de tus campanarios
cuyas lenguas broncineas a diario
te proclaman con voz de metal.

Agregar comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *