Blog

128130595_3745259555537111_6518538998044233512_n

Literalmente, el puente en el estero La Tranca les ha cambiado la vida a los habitantes de las comunidades Cascabel y Cruz Alta, porque ya cuentan con servicio de transporte de pasajeros. 

Los habitantes de la comunidad San Antonio de Miguelillo, de la parroquia Abdón Calderón de Portoviejo, están felices y no es para menos, el puente ya es una realidad y les facilita la movilidad, debido a que ahora cuentan con una línea de transporte de pasajeros que amplió la cobertura hasta este sector. 

El viaducto fue construido por el Gobierno de Manabí, con una inversión de más de 182 mil  dólares. 

El puente está terminado y en los próximos días el prefecto de Manabí, Leonardo Orlando, realizará la entrega formal a las comunidades beneficiadas.

Ramón Rengifo, comerciante, habitante y productor de este sector, dijo sentirse muy contento con el nuevo puente y agradeció al Prefecto por llevar esta obra al sector rural de Calderón.  

Nicolás Santos, contratista de los trabajos, explicó que el puente tiene 12 metros de largo y 7 metros de ancho, y se ejecutó en tiempo récord. 

La obra se inició en enero y se culminó en marzo de este año. El plazo de ejecución era de 120 días, sin embargo, los trabajos culminaron en 80 días.

Rogelio Rengifo, técnico de la Prefectura, indicó que “gracias a este puente una línea de transporte público de pasajero amplió su recorrido por la vía Cascabel – Cruz Alta,  lo que demuestra  la gran utilidad que tiene esta obra para quienes no cuentan con trasporte propio”, destacó.